De este modo, el blue redujo ligeramente la brecha con el oficial al 93,1%, contra el 150% de máximo que había registrado a fines de octubre.

En el segmento mayorista, el tipo de cambio sumó 24 centavos respecto del viernes y se ubicó así en $81,31, acumulando en noviembre un alza del 3,82% y en lo que va del año un incremento del 35,77%.

El volumen operado en el segmento de contado fue de solo U$S192,4 millones y en el sector de futuros MAE se anotaron negocios por U$S86,3 millones.

Por su parte, la divisa para ahorro, según los promedios informados por el Banco Central, fue ofrecida a $80,42 para la punta compradora y a $86,72 para la vendedora.

Con esos valores, sumados el recargo del impuesto PAIS y el nuevo tributo que puede ser deducible a futuro de Ganancias y Bienes Personales, el dólar “solidario” operó a $143,09, más del 3% en octubre.

En octubre, los compradores de divisas para ahorro se contrajeron en forma apreciable: se desplomó a 1,1 millones, un 67% menos que los 3,4 millones de individuos de septiembre.

Por su parte, las cotizaciones financieras volvieron a operar en baja este lunes: la cuarta caída consecutiva.

El dólar contado con liquidación retrocedió 0,7%, a $ 147,86, con lo que la diferencia con el mayorista se contrajo a 81,9%, mientras que el MEP cerró a $ 144,77, con un leve aumento del 0,5%, y la brecha se ubicó en 78,1%.

La semana pasada, el Gobierno buscó dar una señal a los mercados para seguir bajando la brecha cambiaria, al relajar las restricciones en las operaciones bursátiles, con una medida de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

La entidad redujo de 3 a 2 días el “parking”, la cantidad de días que el inversor tiene que tener un bono en su poder una vez que lo compra en pesos y antes de venderlo en dólares.