19.7 C
Resistencia
viernes, diciembre 2, 2022
HomeChacoPara producir frutas y hortalizas sanas hay que emplear Buenas Prácticas Agrícolas

Para producir frutas y hortalizas sanas hay que emplear Buenas Prácticas Agrícolas

QUITILIPI (Chaco)– “Para producir frutas y hortalizas sanas, inocuas y de calidad es indispensable implementar las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), conjunto de acciones que a su vez cuidan el medio ambiente, la salud de quienes producen y de la sociedad en su conjunto”, recordó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en una capacitación llevada a cabo en Quitilipi, provincia de Chaco.

El encuentro, realizado el 3 de agosto en el Centro Cultural General San Martín, convocó a productoras y productores frutihortícolas de Quitilipi y estuvo organizado por el Senasa, la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena (SAFCI) del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Nación y la Municipalidad local.

Las BPA comprenden un conjunto de acciones para la obtención de alimentos sanos e inocuos, cuidando el medio ambiente, la salud de quienes producen alimentos y de las personas que los consumen, explicó el ingeniero agrónomo del Centro Regional Chaco-Formosa del Senasa, Gustavo Blanco, que tuvo a su cargo la exposición.

En diciembre de 2017, la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL), aprobó la incorporación al Código Alimentario Argentino de las BPA para la producción frutihortícola, estableciendo que toda persona física o jurídica responsable de la producción de frutas y hortalizas deberá cumplir con las BPA en la producción primaria (cultivo-cosecha), almacenamiento y/o comercialización.

Durante su exposición, Blanco detalló los siete puntos que son de implementación obligatoria para la producción y comercialización de frutas y hortalizas en todo el territorio argentino, establecidos en la Resolución Conjunta 5/2018 de BPA frutihortícola firmada entre los Secretarios de Salud y de Agricultura:

1) La documentación obligatoria para trasladar productos y lograr la trazabilidad: inscripción en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (Renspa), emisión del Documento de Tránsito Vegetal electrónico (DTV-e) para ciertos productos e identificación de los productos frutihortícolas, colocando una etiqueta o rótulo.

2) Medidas y recomendaciones para el uso responsable de productos fitosanitarios.

3) El agua de uso agrícola debe ser libre de contaminaciones y sustancias peligrosas.

4) Para manipular las hortalizas y frutas es fundamental cumplir con las pautas de higiene básicas; principalmente, con el lavado adecuado de las manos de todos los operarios.

5) Se deberá impedir el ingreso de animales a las áreas cultivadas y a las zonas de manipulación del producto cosechado a fin de reducir al máximo la posibilidad de contaminación biológica en los cultivos.

6) Los fertilizantes orgánicos, enmiendas y sustratos adquiridos a terceros deben estar registrados en el Senasa.

7) Se debe contar con la asistencia de un técnico/profesional, para  asesorar en la implementación de las BPA, capacitado en la temática a través de personal de organismos nacionales, provinciales y municipales, universidades, escuelas agrotécnicas.

Esta capacitación se enmarca en un proyecto de trabajo impulsado por la Coordinación de Agricultura Familiar (CAF) y la Dirección Nacional de Protección Vegetal (DNPV) del Senasa con el objetivo de mejorar la sanidad e inocuidad vegetal de los Sistemas Territoriales de Agricultura Familiar (STAF).

Las BPA frutihortícolas son fiscalizadas por la Coordinación General de Frutas y Hortalizas de la Dirección de Inocuidad y Calidad en productos de Origen Vegetal del Senasa.

Correcto encarpado en el transporte de algodón previene la difusión del picudo del algodonero

Es una medida obligatoria establecida por el Senasa que contribuye al vacío sanitario para evitar que la plaga se reproduzca.

Buenos Aires – Con el fin de prevenir la difusión de la plaga picudo del algodonero, es obligatorio en todo medio de transporte utilizar en correcto encarpado para trasladar algodón en bruto, fibra, semilla, grano, cascarilla, fibrilla, linter de algodón y/o desechos de desmote de algodón, cualquiera fuera su calidad y modalidad, de acuerdo a lo establecido por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Esta medida busca evitar el riesgo de dispersión de la plaga hacia zonas en las que aún no se hubiera detectado su presencia o donde se encuentre con baja prevalencia. Asimismo, contribuye al llamado vacío sanitario, que va desde la destrucción de los rastrojos hasta la siembra, y tiene que ver con que no haya algodón disponible en planta para que el picudo se reproduzca.

Un encarpado correcto de la carga evita que caigan semillas de algodón y crezcan plantas y así el picudo encuentre lugar donde continuar su ciclo.

Es común observar a la vera de las rutas, en zonas algodoneras, la presencia de plantas de algodón generadas por la germinación de semillas caídas desde medios de transporte de algodón en bruto, semillas y granos deficientemente encarpados.

Para realizar el encarpado está prohibido utilizar coberturas de polipropileno o yute y/o cualquier otro material contaminante susceptible de alterar la calidad del algodón y/o subproductos transportados.

Por el incumplimiento de esta medida se detendrá el transporte en el punto en que se encuentre, se labrará la correspondiente acta de constatación y se dispondrá su retorno al lugar de origen de despacho de la mercadería.

Sobre el picudo del algodonero

La plaga se caracteriza por poseer una gran capacidad de difusión desde zonas infectadas hacia zonas libres, por acción natural o por actividades llevadas a cabo por las personas.

El algodón en bruto, las semillas, los granos y los desechos de desmote transportados pueden ser portadores de insectos vivos, larvas o pupas en cápsulas, lo que atenta contra la efectividad de las acciones llevadas a cabo para el control del picudo del algodonero, dado que estas plantas sirven de alimento a la plaga y para su reproducción.

El Programa Nacional de Prevención y Erradicación del Picudo del Algodonero (PNPEPA) del Senasa tiene como objetivo definir estrategias e implementar medidas fitosanitarias, como la antes mencionada del encarpado de las cargas, que contribuyan a la sustentabilidad del cultivo de algodón. Asimismo, se trabaja en la supresión de la plaga en áreas con alta infestación y en evitar la dispersión hacia áreas libres.

Para más información, se puede ingresar a la página del Senasa o enviar un correo a algodon@senasa.gob.ar

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS