14.3 C
Resistencia
miércoles, agosto 17, 2022
HomePolíticaLo que faltaba: piqueteros arman sus partidos políticos y quieren ser una...

Lo que faltaba: piqueteros arman sus partidos políticos y quieren ser una opción electoral

Mientras se multiplican las protestas, movimientos sociales oficialistas y opositores se ilusionan con enfrentar al aparato del PJ.

La agenda de los piqueteros está cargada: no sólo tienen una nueva movilización el 27 de julio, en una acción que volverá a juntar a los dirigentes sociales oficialistas con los opositores, sino que a largo plazo preparan una propuesta política para competir en las elecciones de 2023, lo que altera los ánimos de los intendentes del conurbano tanto del peronismo como de Juntos por el Cambio.

La proyección que el espacio piquetero consiguió en los últimos meses a base de protestas y acciones políticas los dejó en la puerta de una competencia electoral. Y hacia eso van, a juzgar por las declaraciones y los propios movimientos de sus dirigentes en las últimas semanas.

Los piqueteros opositores

Por el lado de Unidad Piquetera, el conglomerado opositor que viene haciendo marchas y acampes y donde confluyen Barrios de Pie-Libres del Sur y el Polo Obrero, ya hay acciones concretas, aunque por caminos separados (como suele ocurrir en las organizaciones de izquierda).

Barrios de Pie-Libres del Sur, el movimiento que coordina Silvia Saravia, tiene decidido competir el año que viene, desde esa organización, el 3 de agosto se hará la presentación del candidato presidencial del espacio. Por ahora, esta agrupación se presentaría sola: la confluencia con el Polo Obrero es sólo para el plan de lucha en marcha.

“Hay diferentes propuestas, no hay algo unificado”, le dijo Silvia Saravia a este portal, al contrastar la identidad peronista de Libres del Sur con las “banderas socialistas” que levanta el Polo Obrero que conduce Eduardo Belliboni, y que desde Barrios de Pie dicen “no tener muy en claro en qué consisten en términos concretos”.

Saravia rememoró que, en muchos momentos, incluso antes de la conformación de Unidad Piquetera, Barrios de Pie-Libres del Sur y el Polo Obrero estuvieron “juntos en las calles” y atravesaron “distintos momentos electorales”.

“Pero ahora se ha adelantado el proceso electoral y esta crisis tan profunda hace que haya un replanteo en la sociedad, y eso no nos exceptúa”, sostuvo la dirigente, que señaló que la crisis del gobierno del Frente de Todos exige “definir un rumbo”.

De todos modos, aunque por el momento los dos principales socios de Unidad Piquetera se ubicarían en caminos electorales distintos, tampoco puede descartarse que a futuro confluyan en una propuesta partidaria única. Lo admitió Saravia: “En un contexto de tanta crisis hay necesidad de ver puntos en común”.

Por el lado del Polo Obrero, en tanto, la sobreexposición de Belliboni en los medios y la arena política llevó a muchos en las organizaciones de base a iniciar un “operativo clamor” para una eventual candidatura presidencial del año que viene.

El Polo Obrero es un apéndice de base del Partido Obrero, protagonista a su vez del Frente de Izquierda-Unidad (FIT-U), un espacio que, desde el margen opuesto de los libertarios, también viene creciendo al calor de la decepción de la “grieta” y las fuerzas políticas tradiciones. En términos de “orga”, la organización de Belliboni pertenece al FIT-U.

Los piqueteros oficialistas

Del otro lado, y como organización que integra el Frente de Todos, el Movimiento Evita también está preparando sus papeles para competir el año que viene y plantarle internas al kirchnerismo y La Cámpora en los distritos del conurbano.

La agrupación de Emilio Pérsico ya tiene una intendenta: Mariel Fernández, de Moreno, quien se cuidó de no aplaudir a Cristina Kirchner cuando la vicepresidenta cargó en Avellaneda contra las organizaciones.

Mariel Fernández está casada con Esteban “Gringo” Castro, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y un dirigente muy respetado entre las organizaciones oficialistas. Pero Castro no dudó en mostrarse en el último tiempo con Belliboni y los dirigentes de Unidad Piquetera.

La intención del Evita de competir contra Fernando Espinoza en La Matanza de la mano de Patricia Cubría, pareja de Emilio Pérsico, refleja el plan de esta organización que, desde los tiempos de Mauricio Macri hasta acá, no paró de sumar influencia. En efecto, esa relación cercana con la ex ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley es la que aún hoy genera recelos entre los kirchneristas duros.

Pero el objetivo de la organización no es disputar poder solamente en La Matanza sino hacerlo extensivo a todo el conurbano y, de ser posible, al país. Cuentan con el apoyo de Alberto Fernández, que a la vez se recuesta en ellos en tiempos difíciles. Si todos los sectores de la coalición cumplieran sus promesas, habría unas PASO muy intensas en el territorio.

Así lo decidió el Movimiento Evita en un congreso que se hizo el 9 de Julio, el mismo día de los actos por la Independencia. Esa vez, el llamado de la organización fue a acomodar sus estatutos y competir de manera nacional dentro de las primarias del Frente de Todos.

En ese partido, el Evita confluirá con Somos Barrios de Pie (la fracción oficialista de esa organización que está referenciada en el diputado Daniel Menéndez). También está invitada la Corriente Clasista y Combativa (CCC), que conduce Carlos Alderete, pero ese espacio todavía no anunció su decisión. Como fuera, las organizaciones siguieron el consejo cristinista de “hacer un partido y ganar las elecciones”.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS