Connect with us

Internacional

Estados Unidos: a días del traspaso de mando, los demócratas apuran la destitución de Trump

Publicado

on

El Congreso de los Estados Unidos se prepara este lunes para lanzar un posible nuevo juicio político al presidente saliente Donald Trump por el violento asalto de sus partidarios al Congreso, que reflejó las divisiones del país y los riesgos que enfrenta la democracia más antigua del mundo.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, aseguró en la noche del domingo que estaba lista para lanzar un segundo proceso de juicio político contra el presidente, a menos que deje la Casa Blanca en los próximos días.

Tras la violencia del miércoles pasado en el Capitolio a manos de seguidores de Trump, la Cámara baja deberá pronunciarse hoy y mañana sobre una resolución que pide al vicepresidente Mike Pence y al gabinete que destituyan a Trump de sus funciones invocando la 25a enmienda de la Constitución, que les da autoridad para hacerlo.

Si eso no ocurre “la legislación sobre el procedimiento de destitución será presentada” a los legisladores, escribió Pelosi en una carta a los parlamentarios.

“Para proteger nuestra Constitución y nuestra democracia, actuaremos con urgencia, porque este presidente representa una amenaza inminente para ambas”, aseguró Pelosi.

Tras los pedidos de enjuiciar a Trump de los senadores republicanos Ben Sasse y Lisa Murkowski, el senador Pat Toomey afirmó ayer que una renuncia del presidente “sería el mejor camino”.

Trump “cayó en un nivel de locura (…) absolutamente impensable” desde que el demócrata Joe Biden le ganó las elecciones de noviembre, añadió.

“Lo mejor para la unidad del país sería que dimitiera”, dijo en ABC Adam Kinzinger, legislador en la Cámara de Representantes y primer republicano en pedir, la semana pasada, que el presidente fuera declarado “no apto” para ejercer sus funciones.

Aislado en la Casa Blanca, abandonado por varios de sus ministros y distanciado de Pence, Trump no da, sin embargo, ninguna señal de estar pensando en renunciar, según consejeros citados por la prensa estadounidense.

En tanto, la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, rompió hoy su silencio para “condenar completamente” el asalto al Capitolio.

El país “debe sanar de una forma civilizada” y “la violencia nunca es aceptable”, dijo la esposa de Trump en un comunicado.

“Debemos escucharnos los unos a los otros, centrarnos en lo que nos une y sobreponernos a lo que nos divide”, agregó.

Trump ya fue sometido a un juicio político en el Congreso, donde la oposición demócrata controla la Cámara de Representantes, en diciembre de 2019, acusado de presionar al gobierno de Ucrania para que investigara a Biden. Fue absuelto por el Senado, de mayoría republicana a inicios de 2020.

El tiempo es escaso ya que Biden debe asumir el 20 de enero, y si bien el juicio político podría comenzar, los demócratas deberían obtener apoyos de sus rivales republicanos en el Senado para que concluya con la salida del presidente del poder.

Es poco probable que obtengan aliados suficientes para alcanzar la mayoría de dos tercios de las 100 bancas del Senado, necesaria para condenar a Trump y removerlo de su puesto.

Suspendido en Twitter y en el resto de las grandes redes sociales para evitar nuevas incitaciones a la violencia, las opciones del mandatario para comunicarse con el gran público son ahora limitadas.

Las autoridades continúan buscando a los manifestantes pro-Trump que lanzaron amenazas de muerte contra Pence y Pelosi, varios de los cuales ya fueron arrestados.

Alrededor del Capitolio se erigió ahora una alta barrera metálica, al tiempo que se amplió el número de efectivos de seguridad hasta la investidura de Biden, a la que Pence hizo saber que asistirá, contrariamente a Trump.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Donald Trump le dejó una carta a Joe Biden en la Casa Blanca: “Fue muy generosa”

Publicado

on

Por

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, confesó que su antecesor Donald Trump le dejó una carta “muy generosa” en el Despacho Oval, cuyo contenido declinó revelar, acaso en compensación por su ausencia en la ceremonia de cambio de mando.

“El Presidente me dejó una carta muy generosa”, dijo Biden a los periodistas en la Casa Blanca, sorprendiendo por no haberlo llamado ex Presidente, tal como correspondía.

Joe Biden

Debido a que Trump anunció que no asistiría al traspaso y nunca felicitó a su rival demócrata, se generó mucha expectativa sobre si cumpliría con el rito de dejar un mensaje para su sucesor.

Biden no reveló el contenido de la misiva bajo el argumento de que la misma fue de carácter privado. “Debido a que es algo privado, no voy a hablar del tema hasta que hable con él”, concluyó.

De esta forma, Trump cumplió al menos con la tradición de que el mandatario saliente deje una carta manuscrita al entrante con un punteo sobre los temas que están en despacho, con una leyenda en el sobre que indica los números ordinales en la lista de presidentes de Estados Unidos, en este caso “Del 45° al 46°”.

Seguir leyendo

Internacional

Estados Unidos: asume Joe Biden en medio de un inédito dispositivo de seguridad

Publicado

on

Por

En medio de un operativo de seguridad inédito, con una Washington casi militarizada, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, tomará posesión de su cargo en las escalinatas del Capitolio este miércoles a las 13.30 horas de nuestro país.

El dispositivo de seguridad dispuesto para la asunción del nuevo presidente de Estados Unidos será el más importante desplegado en Washington para una ceremonia de investidura presidencial. Se espera que haya unos 25.000 miembros de la Guardia Nacional presentes en la capital, dos de los cuales fueron removidos este martes por vínculos con grupos extremistas, según informaron medios locales.

En la última semana, miles de efectivos del cuerpo reservista llegaron a Washington desde diferentes puntos del país para reforzar al máximo la seguridad ante posibles protestas violentas de simpatizantes del mandatario saliente, Donald Trump, durante la toma de mando de Biden.

Unos 25.000 están desplegados actualmente en la capital, el máximo jamás autorizado por el Pentágono para una jura presidencial, dijo este martes a la cadena CNN el vocero municipal, Aarton Thacker.

Desde la Guerra Civil (1861-1865), el máximo despliegue de los reservistas en la capital fue en 1968, uno de los años más violentos de la historia moderna del país, con el asesinato del líder del movimiento de derechos civiles Martin Luther King y la masacre a las puertas de la Convención Demócrata en plena campaña. Ese año, se desplegaron solo 13.000 efectivos.

La única investidura comparable en términos de seguridad fue la de Abraham Lincoln en 1861, poco antes de que estallara la Guerra de Secesión, pero entonces el público sí fue autorizado, según recordó la historiadora Heather Cox Richardson.

“Los estadounidenses nunca antes habían experimentado un asesinato y todavía no teníamos un Servicio Secreto, por lo que no existía un concepto real de mantener al público a distancia”, dijo a Richardson a la radio NPR.

LOS TEMORES DE UN NUEVO ATAQUE

La capital de Estados Unidos vive un ambiente tenso desde la toma de la sede del Congreso del pasado 6 de enero, cuando miles de seguidores de Trump desbordaron al cuerpo de seguridad del recinto, sin personal suficiente ni preparación adecuada, en un caos que dejó cinco muertos, entre ellos un policía.

Criticado por su demora en enviar entonces a la Guardia Nacional, el Pentágono autorizó el despliegue de sus efectivos para cumplir con los requisitos actuales y futuros para la asunción de Biden.

Originalmente movilizados para brindar apoyo logístico a la Policía, sus miembros comenzaron a portar armas en la sede del Congreso, tanto en el interior como fuera del edificio. Pero no esto no fue suficiente para calmar los temores de un nuevo ataque.

NATIONAL MALL CERRADO, ACCESOS LIMITADOS Y DETECTORES DE BOMBAS

El National Mall en Washington, Estados Unidos

Las autoridades locales y federales decidieron que la gran explanada del National Mall, que une el monumento a Lincoln con el Capitolio, permanecerá cerrada al público para la asunción de Biden.

Se trata de una medida extraordinaria ya que el National Mall ha sido tradicionalmente el lugar donde los estadounidenses se reunían para asistir en directo a la jura de sus presidentes y a recitales y festejos en la víspera.

Además, los accesos a la capital quedaron limitados, ya que los cuatro puentes principales que la unen con el vecino estado de Virginia fueron cerrados hasta el próximo jueves.

La Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) restringió el traslado de armas en el equipaje en los vuelos a Washington y reforzó la seguridad en los tres aeropuertos de la zona metropolitana, con perros detectores de bombas, controles de puertas al azar y más oficiales federales.

La ciudad, por su parte, mostraba un blindaje similar con bloques de hormigón bloqueando los ejes principales del centro y enormes barreras metálicas protegiendo y aislando los edificios federales, incluida la Casa Blanca.

LA CEREMONIA

Como parte de los modestos festejos se instalará un “campo de banderas” que representarán a “los ciudadanos estadounidenses” que no podrán concurrir.

Como dato de color se espera que dos de las artistas que expresaron su apoyo al nuevo presidente participen del evento. Lady Gaga, a quien Joe Biden considera una “gran amiga”, interpretará el himno nacional. Luego, habrá una actuación de Jennifer López.

Seguir leyendo

Internacional

Paraguay está cerca del colapso sanitario por coronavirus

Publicado

on

Por

Funcionarios del Gobierno de Paraguay informaron este lunes que a nivel nacional los hospitales públicos están al 97% de su capacidad, por lo que peligra el sistema sanitario frente a la pandemia de coronavirus.

La coordinadora de Terapia y Servicios de Urgencias del Ministerio de Salud, Leticia Pintos, afirmó al medio ABC de Paraguay que hay una ocupación total de camas de hospitales en el departamento Central, vecino de la capital, Asunción.

Mientras tanto la directora de Enfermedades Transmisibles del mismo ministerio, Viviana de Egea, precisó que “el promedio de nuevos ingresos oscila entre 25 y 30 personas por día en Asunción y (el departamento) Central”.

En declaraciones a Radio Nacional AM, recogidas por la agencia de noticias Sputnik, la funcionaria explicó que “preocupa por el aumento de casos de Covid-19 y los hospitales del sector público se encuentran en un 90% de saturación de camas”.

Por su parte el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, reconoció hace varios días que los contagios e ingresos hospitalarios aumentaron en las dos últimas semanas, a lo que De Egea agregó que Paraguay está “en una situación compleja” con “las camas del sector público prácticamente llenas”.

“Tenemos más de 800 hospitalizados, de los cuales cerca de 200 personas están en terapia intensiva y el resto en salas comunes”, señaló la funcionaria.

El sábado sábado el propio Mazzoleni confirmó que el vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, dio positivo de coronavirus.

Pintos, por su parte, contó que durante el fin de semana pasado hubo 14 pacientes que debieron ser derivados a centros médicos del sector privado, donde por estos días hay 40 enfermos por coronavirus.

“En Central tenemos 100% de ocupación, entonces pacientes que necesitan terapia tenemos que someterlos al convenio con el sector privado”, explicó la coordinadora de Terapia y Servicios de Urgencias del Ministerio de Salud.

Si bien Pintos aseguró que durante la primera ola de la pandemia de coronavirus Paraguay duplicó la cantidad de camas en hospitales públicos, “las que son habilitadas son las que tienen personal”, y eso limita la capacidad del sector.

“Podemos habilitar más camas, pero no sirve de nada en terapia si no tenés personal capacitado”, apuntó Pintos.

Tal es el caso de la sala de internación del departamento de Itapúa, que no puede ser habilitada por falta de terapistas y profesionales especialistas.

Paraguay acumuló ayer 2.505 decesos por la enfermedad respiratoria y 122.160 contagios por coronavirus desde el inicio de la pandemia. Durante la semana pasada se detectaron de a mil casos de Covid-19 por día.

“Las confirmaciones han seguido la misma tendencia que las últimas dos semanas. Estamos en una situación bastante compleja hay una gran cantidad de casos confirmados y una gran cantidad de personas hospitalizadas debido a la enfermedad”, comentó De Egea.

Seguir leyendo

Destacados