“Esta es la primera vez que podemos obtener profundidad de nieve en toda la capa de hielo marino del Océano Ártico”, resaltó Ron Kwok, científico de hielo marino en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California. “La región ártica es un desierto, pero la nieve que obtenemos es muy importante en términos de clima y hielo marino aislante”, finalizó.