Connect with us

Entretenimiento

5 películas que están en Netflix y seguro no sabías

Publicado

on

El catálogo de Netflix es tan amplio que resulta imposible conocerlo de forma entera. Te compartimos 5 películas que tal vez pasan desapercibidas entre el contenido más popular pero que no tenés que perderte.

Circus of Books (2019)

Este conmovedor documental reúne a una apacible matrimonio judío, una hija con talento para el cine documental y una librería de porno gay hardcore en una concurrida calle de West Hollywood.

El film también es burlón, entrañable y muy extravagante  ( sobre la vida sexual de los años 70 y 80 en EE.UU.), pero en especial, sobre los grandes proyectos imprevisibles que terminan por demostrar que el mundo es más extraño de lo que parece.

The Half of It (2020)

Además de lo que seguramente sea un clásico queer, es una película llena de momentos conmovedores sobre esos temas universales como lo son el primer amor, el descubrimiento de la sexualidad e incluso, la percepción de ese extraño en el espejo que se asoma en el reflejo una vez que nos hacemos adolescentes.

Leah Lewis interpreta a Ellie Chu, una estudiante de secundaria precoz que se ve envuelta en un triángulo amoroso inesperado con el jugador de fútbol Paul (Daniel Diemer) y la popular chica Aster (Alexxis Lemire). A pesar de que tiene toda la apariencia de una inofensiva comedia de adolescentes, en realidad es una reflexión sobre la identidad, los dolores de la exclusión y la soledad juvenil.

Seriously Single (2020)

Se trata de una comedia romántica sudafricana que se ríe de todos los clichés de las películas del género y los lleva a un nuevo nivel. Desde reflexiones sobre la monogamia, el amor y sus borrosos límites con la amistad, la necesidad de consuelo, el deseo sexual, el miedo a la soledad y la búsqueda de un lugar en el mundo, el film se divierte a medida que explora con cuidado una buena cantidad de los temas que suelen preocupar a los adultos de todas las épocas.

His House (2020)

La opera prima de Weekes combina el sustrato del dolor a la pérdida y el desarraigo con una efectiva historia de terror, que quizás es de lo mejor del género en el año.

La película tiene un ritmo elaborado, lento y de admirable belleza metafórica pero al final y más allá de los espectros que rondan a sus personajes, está el dolor, descarnado y urgente, de la culpa. Y sin duda, tiene una de las escenas finales más hermosas y duras de cualquier película del género en los últimos años.

1922 (2017)

Esta película medita en especial sobre la codicia y lo hace, desde el punto de vista del odio y el rencor que puede surgir en medio de lo doméstico y la convivencia diaria. Hay momentos que te harán dar saltos, varias docenas de ratas y muchas sombras espeluznantes en las esquinas, pero el real monstruo de la partida no viene de otro mundo: es un esposo de la Norteamérica profunda, tan cruel como humano.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entretenimiento

Carlín Calvo fue trasladado a un centro de alta complejidad: quedará internado de manera permanente

Publicado

on

Por

Por su cuadro de salud, la familia decidió trasladar al actor a un lugar especializado donde es cuidado las 24 horas por personal médico

Carlín Calvo está internado en un centro de alta complejidad. La familia del actor tomó esta decisión ya que el actor de 67 años requiere atención médica de manera constante por su cuadro de salud. De esta manera, se garantizan que esté cuidado las 24 horas por profesionales idóneos.

“Fue trasladado a un centro de complejidad con gente que tiene ese tipo de enfermedades, donde es cuidado las 24 horas. Y como no reconoce a quién tiene a su alrededor, lo mejor es que tenga asistencia permanente”, afirmó Andrea Taboada, la panelista de Los Ángeles de la Mañana, el ciclo que conduce Ángel de Brito por la pantalla de El Trece.

El actor estaba viviendo en un departamento de Belgrano, rodeado de personal de salud que se turnaba para cuidarlo. Además, siempre ha contado con el apoyo de la madre de sus hijos, Carina Galucci, y de sus amigos incondicionales, como Javier Faroni. Sin embargo, por sus necesidades actuales su familia decidió que lo mejor era trasladarlo a un centro médico.

Carlín Calvo con su familia y amigos (Foto: Instagram)Carlín Calvo con su familia y amigos (Foto: Instagram)

“A pedido de Carina y sus hijos, Facundo Abril Calvo, les cuento que el estado de salud de Carlín Calvo es el habitual: su cuadro clínico no tuvo en los últimos días ningún cambio -precisó la jefa de prensa de Carlín, Martina Valía-. Lo que sí sucedió fue que hace unas tres semanas Carina y los chicos decidieron finalmente trasladarlo a un centro de cuidados especiales. Allí recibirá la misma atención que ya venía recibiendo y requiere”.

“La decisión fue tomada luego de muchos meses de pensar, evaluar, analizar y contemplar qué sería lo mejor para él -agregó Valía-. Es decir que no se tomó de un día para el otro, motivada por ninguna situación clínica puntual, si no que tiene que ver con una elección para su mejor calidad de vida a futuro. También la pandemia les hizo considerar que esto es lo más seguro para él”. Y concluyó: “El cuadro de Carlín es el mismo de siempre, con todo lo que eso conlleva”.

Cabe recordar que la salud del actor se fue deteriorando tras sufrir dos ACV. El primero fue en 1999 y, luego de pasar varios días internado en el Instituto Argentino del Diágnóstico, viajó a Cuba para realizar una fuerte rehabilitación. A su regreso, volvió a la televisión con El Hacker.

Pero en 2010, a minutos de salir al escenario en Mar del Plata con la obra Taxi, tuvo otro ACV que le dejó fuertes secuelas de las que no se pudo recuperar en su totalidad. Desde ese momento, tiene problemas en el habla y en su movilidad, lo que le imposibilita realizar salidas a la calle por sus propios medios.

A finales de 2019, también tuvo algunos problemas de salud y estuvo internado en el Sanatorio de La Trinidad con pronóstico reservado por una infección generalizada que habría sido producida por la mala colocación de una sonda vesical. Luego de recibir el alta médica, regresó a la clínica por infección respiratoria.

Carlín y su hijo FacundoCarlín y su hijo Facundo

Como habían circulado versiones sobre un supuesto cuadro de gravedad, su ex pareja lo desmintió “Está mejorando día a día, y se va recuperando para poder cambiar el modo de alimentación, es decir, pasar de la sonda nasogástrica, que se tapa y no es lo más conveniente porque provoca infecciones, por un botón gástrico”.

“Siempre fui clara al hablar de la salud de Carlín: mis hijos no se están despidiendo, no hay nada más falso que eso. Me agota que, a pesar de querer responderles a todos y agradecer la preocupación por Carlos, digan semejante cosa”, señaló Carina. “Él está bien y se encuentra fuera de peligro, lo quiero aclarar porque no dejan de llamarme pensando que se está muriendo”, agregó.

Por su parte, Facundo, su hijo, publicó en las redes sociales un mensaje para desmentir que él se había despedido de su padre: “Hola a todos. Quería aclarar algo que se está diciendo en los medios y mucha gente me anda preguntando. Se dijo que yo ya me despedí de mi papá, que puede irse tranquilo, dando a entender que está al borde de la muerte prácticamente. Lo cual es mentira”.

“No voy a decir que él está 10 puntos ni nada. Él viene peleándola hace rato, pero nunca estuvo en peligro su vida. Está en una sala común hace unos días ya, y sigue internado porque tienen que colocarle un botón gástrico. Pero nada riesgoso”, aseguró el joven.

Seguir leyendo

Entretenimiento

20 años de la muerte de Roberto Galán, el creador del “Tinder” de la televisión

Publicado

on

Por

En su ciclo “Yo me quiero casar, ¿y usted?” unió a decenas de parejas y en “Si lo sabe cante”, le abrió las puertas del canal al público

¡Se ha formado una pareja!”, era la frase que cada tarde el público desde su casa esperaba escuchar por parte de Roberto Galán, minutos antes de que el conductor terminara cada emisión de su clásico ciclo, Yo me quiero casar, ¿y usted?. De esa forma, anunciaba que al menos dos participantes se habían matcheado entre sí, como se diría hoy en redes como Tinder.

Roberto nació el 21 de febrero de 1917 y a los 17 años ya trabajaba como locutor. También fue cantor de tangos y uno de los fundadores de la Sociedad Argentina de Locutores. Sus primeros pasos en televisión los dio en 1963, como presentador del ciclo Remates musicales.

En 1968 arrancó con el mítico programa Si lo sabe cante y tres años más tarde daría inicio a otro clásico de la tv argentina, Yo me quiero casar, ¿y usted?

Trabajó hasta el verano del 2000 en Si lo sabe cante, por América y falleció el 9 de noviembre de ese año en la clínica Bazterrica, tras dos meses de internación, producto de un cáncer de próstata.

Papá de Florencia Galán Miguenz y abuelo de Sol y Pablo, Roberto le hizo honor al nombre de su programa y tenía nada más ni nada menos que cinco ex esposas.

La ambiciosa idea de unir a la gente y hacerla feliz

En 1971 luego de haber visto en el diario un aviso clasificado de un hombre que buscaba novia, Roberto tuvo la genial idea de unir parejas en televisión. Así fue como se le ocurrió hacer Yo me quiero casar, ¿y usted? Un programa al que cada día asistían tres mujeres solas y tres hombres solos en busca de compañía. Luego de presentarse y contar qué buscaban en una pareja, cada uno anotaba en un papel qué participante del sexo opuesto le gustaba.

Una vez recogidas las tarjetas de los participantes, Galán las analizaba y se fijaba si había o no coincidencia. Si esa tarde había habido suerte y había coincidencia, celebraba: “Se ha formado una pareja…” o dos, o tres en el mejor de los casos.

El programa significó un quiebre en la televisión de ese momento. ¿Dos personas que formaban pareja delante de una cámara? La idea parecía una locura, pero funcionó. Después de todo, se trataba de gente que iba en busca de lo que todos quieren, amor.

Yo me quiero casar llegó a tener 65 puntos de rating. Claro que en esa época no había Netflix, televisión por cable ni muchos menos Tinder para conocer gente.

infobae-image

Una de las uniones más recordadas fue la de Héctor Ramón Sotelo y Teresita María Sauret, la pareja de enanos que se casó en vivo y en directo por televisión el 16 de junio de 1972 en una iglesia de Pompeya.

“Para la gente que participa en el programa soy como un pariente que les dice: vení que te voy a presentar una chica o un señor muy simpático para sacarte de tu soltería y de tu tristeza. La única diferencia es que allí hay tres cámaras y que una multitud ve cómo hacen el planteo de sus soledades”, contó alguna vez en una entrevista.

Antiguo casamentero

Mucho antes de debutar con su programa y presentar a cientos de parejas en la pantalla chica (muchas de ellas prosperaron, se casaron y hasta tuvieron hijos), Roberto presentó a uno de los matrimonios más icónicos de la historia argentina, el de Perón y Evita.

infobae-image

“Eva y yo, cuando a ella no la conocía nadie, estábamos en un acto en el Luna Park, una beneficencia para los afectados por el terremoto de San Juan. Ella quería que yo la subiese al escenario, para recitar unas poesías. Costaba encontrarle un hueco. De repente, aparece el coronel Perón. En un rapto de genialidad, se me ocurrió matar dos pájaros de un tiro y le propuse a Eva formar parte de un comité de recepción de Perón. Grande fue mi sorpresa al verlos, al rato juntos, charlando animadamente. Cuando el tiempo me mostró cómo había terminado esa historia de amor, me sentí orgulloso de haber sido yo quien los puso frente a frente”, recordó Galán sobre el día en que fue cupido por primera vez.

Pionero en mostrar a la gente de a pie, en pantalla

infobae-image

Los ’90 fue la década de los talk show en la televisión y luego llegaron los realities. Programas en los que la gente común participaba, abría su corazón, contaba acerca de sus sueños y miedos. Pero mucho antes, un visionario Galán había hecho protagonista de sus ciclos al público y sus dos programas más emblemáticos, son prueba de ello.

Yo me quiero casar, ¿y usted? mostraba a personas comunes, como puede ser el comerciante de barrio, la vecina de al lado o la maestra de la escuela, buscando pareja delante de una cámara.

Si lo sabe cante, también abrió las puertas del canal a la gente. Cualquiera que tuviera ganas podía inscribirse y cantar ante una gran audiencia detrás del televisor y ser famoso por un rato. Quién se imaginaría que casi medio siglo después se importarían formatos de concursos de canto como La Voz u Operación triunfo.

infobae-image

Claro que a veces, por más gusto por el canto que tuvieran, los participantes no estaban acostumbrados a las luces, lo que dificultaba su performance. Entonces, era la entrada triunfal de las secretarias, que a coro cantaban: “Está, está nervioso. Está, está nervioso. Hay que mimarlo porque es mimoso, hay que aplaudirlo un poquito más”.

Entre los premios que se llevaba el ganador de la jornada, había uno muy elocuente: Galán les hacía entrega de un canario. Tal vez para cantar, o para seguir con la costumbre de que la gente se fuera acompañada de sus programas.

Seguir leyendo

Destacados