El Banco Central decidió este viernes que a partir del martes 21 de enero extenderá el plazo de las Letras de Liquidez (Leliq) a 14 días de plazo (también mantendrá las de siete días), con el objetivo de “mejorar la transmisión en la tasa de política monetaria y favorecer un mejor control de las condiciones de liquidez”.

Las subastas de Leliq se realizarán los martes y jueves con un único llamado diario, finalizando por lo tanto la modalidad actual de dos llamados por día y en dos subastas.

El Banco Central señaló en un comunicado que en cada licitación, los agentes podrán cargar hasta un máximo de tres posturas, cada una con un monto mínimo de 10 millones. Las posturas, una vez ingresadas, no podrán ser modificadas ni canceladas por los bancos. “Se dará prioridad a las posturas ingresadas en el plazo más largo. Las posturas serán adjudicadas con precios múltiples. Se utilizará un sistema de prorrata en caso de ser necesario”, señalaron desde el Central.

En otro orden, el coeficiente a ser utilizado para el cálculo de la tasa de pases activos se restablece de 1.5 a 1.2 sobre la tasa de referencia. Por otra parte, el coeficiente a ser utilizados para el cálculo de la tasa de pases pasivos a un día se mantendrá sin cambios la próxima semana para luego, a partir del 27 de enero, reducirse a 0.5. “Esto permitirá tender a un alargamiento de los plazos de maduración de los pasivos remunerados”, explicó el BCRA.

Miguel Pesce, presidente del Banco Central de la República Argentina

Cabe destacar que en la licitación de esta mañana, la autoridad monetaria adjudicó $130.914 millones a una tasa promedio de corte de 50%. En ese marco, el stock total de Leliq asciende a $770.992 millones mientras que los pases alcanzan un total de $791.779 millones. Entre ambos instrumentos, representan más del 96% de la base monetaria y el 57% de la reservas del BCRA.

Las operaciones de Pases, al igual que las Leliq, sólo están disponibles para los bancos comerciales. Es necesario aclarar que existen dos tipos de Pases: los activos, que corresponden a préstamos realizados por el BCRA a los bancos, y los Pases pasivos, colocaciones de los bancos en el BCRA.

Las Leliq son títulos públicos que surgieron bajo la gestión de Federico Sturzenegger en el Banco Central, pero adquirieron importancia a fin del año pasado cuando se las utilizó para ponerle un punto final a las famosas Lebac (Letras del Banco Central) que se habían convertido en una bomba de tiempo para las finanzas del país.

Estos títulos pagan una tasa de interés alta con un objetivo claro: evitar que se dispare la cotización del dólar. Como tal, son un instrumento de absorción monetaria. Por ese motivo, son criticadas por algunos economistas porque creen que se transformaron en un freno para la actividad. Argumentan que los inversores prefieren asegurarse esos retornos en pesos en vez de apostar a nuevos desarrollos productivos que generen empleo.

Desde el cambio de gobierno, ese rendimiento se redujo del 63% al 50%. Ayer, luego de su habitual reunión de Directorio, el Banco Central decidió la cuarta baja de esa tasa desde que asumió Miguel Pesce como presidente del BCRA, que fue de dos puntos porcentuales.

Desde el 19 de diciembre pasado a la fecha, la entidad monetaria redujo en 13 puntos porcentuales la tasa de interés. “La decisión fue adoptada considerando que, en el marco de la actual situación de normalización macroeconómica y financiera, la inminente extensión de los plazos de las Leliqs y los avances del Acuerdo Económico y Social y en el Acuerdo de Precios Cuidados, corresponde continuar con la baja gradual de la tasa de interés de referencia”, señaló ayer el BCRA en un comunicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí