Fue una noche de sentimientos encontrados la del debut de Wanchope Ábila bajo el mando de Miguel Ángel Russo en Boca. Justo cuando podía jugar después de una lesión que lo había retrasado en la puesta a punto y se dio el gusto de ingresar y convertir un gol ante Universitario de Perú, Néstor Pitana​ lo expulsó a los 17 minutos de haber entrado por “hablar de más” (el gesto del árbitro así lo deja entrever) y a su entrenador no le gustó nada.

No le faltó un detalle entonces a Ábila en San Juan. Al “9” de Boca, recuperado de un esguince leve en su tobillo izquierdo, le tocó arrancar como suplente de Franco Soldano en este primer amistoso y tuvo 17 minutos a todo ritmo.

Ábila entróa los 21 minutos de la segunda mitad, festejó a los 24 con un cabezazo, tras un gran centro de Obando, y a los 38 lo echaron. Pitana dio a entender que había hablado de más, aunque en las imágenes no se llega a ver si lo insultó o no, al tiempo que no hay demasiados jugadores cerca.

Una fuerte versión indica que no habría habido insultos de por medio sino un agravio por cuestiones del pasado. Específicamente, una alusión irónica del delantero al hecho de que Pitana haya dirigido dos Mundiales: Brasil 2014 y Rusia 2018.

Lo que se nota en las imágenes es que cuando Ábila ve la tarjeta roja, se le ven los blancos dientes por su sonrisa incrédula. De esas que se generan cuando no se sabe muy bien por qué se está frente a una situación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí