La imagen parece de una película de humor, pero ocurrió el martes en pleno centro de Neuquén. Un conductor, enojado porque una inspectora de tránsito le quiso hacer una multa, tuvo una reacción violenta y bizarra a la vez: se sacó una pierna ortopédica e intentó agredir a la mujer.

El discapacitado quiso pegarle con la pierna ortopédica a través de la ventana. El director de Tránsito de la municipalidad de Neuquén, Facundo Churrarín, declaró a la radio LU5 que fue “una cuestión de género, era una inspectora de tránsito que fue agraviada por un masculino” y agregó que “como en todos los actos donde hay agresiones al personal lo repudiamos y lo hacemos público”.

El automovilista se fugó del lugar aunque la dirección de tránsito local tomó la patente del vehículo para intentar identificarlo.

Al parecer, la discusión estalló cuando el conductor estacionó su auto en una rampa para discapacitados y argumentó que no se iba a retirar de allí porque ese lugar “es para mí”.

Cuando la inspectora intentó persuadirlo, el hombre se sacó su pierna y le quiso dar un golpe a la oficial. Falló en el intento y el miembro ortopédico cayó dentro del propio coche.

“La inspectora se acercó a la ventanilla del acompañante del auto y le advirtió que no se podía estacionar ahí y la persona, que tiene una pierna ortopédica, se la arrojó. No la lastimó porque la pierna ortopédica cayó dentro del propio auto”, relató Churrarín.

Además, el director de Tránsito indicó que, a partir de ese hecho de violencia, la inspectora se alejó del vehículo y que el agresor le espetó: “Andá a hacer multas a otro lado, andá a recaudar a otro lado”, en medio de improperios.