Un operativo llevado a cabo por quince guardaparques y brigadistas del Parque Nacional Iguazú recolectó 90 kilos de monedas, en las zonas contiguas a las pasarelas y al balcón que da a la Garganta del Diablo.

“La gente tira monedas creyendo que es una fuente de los deseos. Hemos recogido noventa kilos de monedas, a mano”, se lamentó Sergio Arias Valdecantos, intendente del Parque Nacional y añadió que la recolección se pudo realizar porque la bajante del río Iguazú está seco.

En el trabajo de limpieza, se encontraron también otros objetos que fueron arrojados por los visitantes del Parque, los cuales contaminan las aguas y perjudican al medioambiente.

Los 90 kilos de monedas que fueron encontradas durante el operativo, serán donadas a una entidad de bien público de la localidad de Puerto Iguazú. Mientras, se reforzarán las estrategias para evitar que los turistas contaminen una de las siete maravillas mundiales.