El equipo de Mauricio Macri quiere evitar que las medidas de ayer se relacionen con un “default”. Así lo comentó un funcionario, tras la reunión de Gabinete que encabezó Macri con sus ministros y referentes en el Congreso como Emilio Monzó, Mario Negri, Luis Naidenoff y Federico Pinedo.

El Presidente apeló esta mañana otra vez a la “responsabilidad” de la oposición para mantener la estabilidad hasta las elecciones del 27 de octubre. “Faltan 59 días”, precisó el mandatario en la empresa Tandanor. Luego encabezó una reunión de gabinete en la Casa Rosada que duró al menos 90 minutos, más de lo que se suelen extender.

Allí participaron los ministros y referentes del oficialismo en el Congreso. El protagonista fue el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, que explicó las medidas del miércoles por las que extenderá el vencimiento de pagos de Letras entre tres y seis meses a estas entidades y a las empresas. Tras el encuentro, un funcionario quiso dejar en claro que el reperfilamiento que propuso el Gobierno “no es un default”. Esta es una lectura que están haciendo ciertos analistas del mercado y que enarbolan también desde la oposición.

El ministro fue el último en retirarse del encuentro, junto con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Por la tarde, el referente de Hacienda se reuniría con el ex ministro de Economía y actual candidato a senador por Juntos por el Cambio, Martín Lousteau. El Gobierno necesita un consenso político para las medidas que anunció este miércoles, tanto del oficialismo como de la oposición. De ahí, que haya decidido enviar al Congreso un proyecto para “reperfilar” el vencimiento de la deuda con el FMI. La preocupación que queda es cuándo desembolsará el Fondo los u$s 5.400 millones, lo que por el momento parece estar en Stand-By.