Oscuridad, escasez de agua potable, fallas en las conexiones telefónicas y de internet. Es el escenario que viven millones de personas en Venezuela luego de que el pasado jueves el país sufriera un apagón que afectó a casi todo el territorio. Por decisión del presidente Nicolás Maduro, las actividades laborales están suspendidas y tampoco hay clases. Por su parte, la oposición decidió tomar nuevamente las calles para mostrar su descontento.

Los hospitales en Venezuela pasan por una complicada situación. (Fuente: Reuters)

La situación en el país caribeño se complica con el pasar de las horas, pero desde el gobierno aseguraron que están por resolver el grave problema. El lunes, el ministro de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, aseguró que “falta muy poco” para lograr la estabilización y restablecimiento del sistema eléctrico.

El Gobierno de Nicolás Maduro prorrogó por otras 24 horas la suspensión de actividades laborales y escolares. (EFE)

Rodríguez indicó que en Caracas, la capital, ya hay un 85 por ciento de recuperación del servicio, aunque reconoció que falta la estabilización definitiva del suministro.

Un barrio en Caracas, sin luz. (Fuente: EFE)

Mientras el Ejecutivo venezolano insiste que el apagón es producto de un “ataque” planificado en Estados Unidos, la oposición desde el Poder Legislativo responsabiliza al gobierno y convocó a sus seguidores a protestar este martes.

El autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, Juan Guaidó, lideró la convocatoria contra el apagón que sufre la nación caribeña desde hace cinco días. “Este martes, a las 15.00 (hora local), a su avenida más cercana. Vamos todos a la calle”, instó el líder opositor durante su intervención del lunes en el Parlamento.

Tras la falla eléctrica hay escasez de agua potable en algunos sectores. (Fuente: AFP)